21 de novembre de 2016

EL CETA EN EL PARLAMENTO EUROPEO


Infografía del tráfico comercial transatlántico naval extraido de: www.marinetraffic.com a las 17 h aproximadamente del 10-11-2016


Escrito por: Sandra Soutto


Los dirigentes del Parlamento Europeo (PE) decidieron el pasado 17 de noviembre no permitir el debate democrático sobre el CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global), acuerdo para la protección de las inversiones extranjeras entre Canadá y la Unión Europea, y es que tienen prisa en ratificar el tratado y aplicarlo provisionalmente. 


Según la agenda del PE, está previsto ratificar las 1.600 páginas del CETA el próximo 13 de diciembre, sin resolución del comité de comercio internacional INTA, para su inmediata aplicación provisional. 


Por ello, y tras las movilizaciones sociales que se han sucedido en toda Europa, 84 eurodiputados han presentado una moción en la que solicitan que el Tribunal de Justicia Europeo (TJE) dictamine sobre la compatibilidad de este tratado con la normativa comunitaria, ya que expertos jurídicos, entre ellos la asociación europea y alemana de jueces y fiscales han declarado la falta de legalidad del sistema de protección de inversiones incluido en este tratado(ISDS/ICS). 


Sin embargo, será el próximo 23 de noviembre cuando el PE decida si solicita o no dicho dictamen a TJE, con un simple sí o no, sin debate parlamentario, y a pesar de contar con informes muy críticos con el CETA de los comités de empleo (EMPL) y medio ambiente (ENVI).



Y, aunque por aplicación del principio de precaución del que se jactan los europeos, los dirigentes del PE debería solicitar el dictamen del TJE para evitar ratificar un tratado ilegal, se ha de tener en cuenta que la aprobación de la moción y la solicitud del dictamen obligarían al PE a aplazar la ratificación del CETA y su aplicación provisional. Motivo por cual no le interesa ni al grupo popular europeo ni a la jerarquía de la socialdemocracia europea el debate democrático, e impiden a los proponentes de la moción que la defiendan el próximo 23 de noviembre.


Mientras tanto, en España los grupos políticos como Compromís y Unidos Podemos presentan preguntas, proposiciones, declaraciones y mociones contra los mal llamados "tratados de libre comercio" en las distintas cámaras, reclamando el debate democrático y denunciando las practicas anti-democráticas de los grupos conservadores que gobiernan.


¿Cuáles son las principales críticas al CETA?


Los sistemas de arbitraje que imponen estos tratados son la principal crítica que reciben. Con ellos se pretende eliminar el riesgo en el que cualquier inversor extranjero pueda incurrir, permitiéndoles demandar a los Estados receptores de la inversión en caso de que promulguen normas que puedan mermar sus beneficios, llamados ISDS (Investor-State Dispute Settlement) o ICS (Investment Court System), y el CETA lo contiene en su capítulo 8. Y aunque gracias a las negociaciones con Valonia el sistema presenta ciertas mejoras el problema fundamental no ha sido eliminado, ya que continua siendo un sistema que protege únicamente los beneficios empresariales sin tener en cuenta los derechos humanos.  


Un análisis más exhaustivo de este capítulo del CETA se puede consultar aquí:



Otro de los temas más criticados y que afectan de lleno al sector agrícola valenciano son los cambios que impone el CETA, tanto con las nuevas cuotas de importación de productos canadienses como respecto de las denominaciones de origen europeas, donde finalmente se han reconocido 145, de las que 26 son españolas y entre las que están: "Citricos Valencianos" o "Citrics Valencians". No obstante, si una vez ratificado el CETA, vemos en nuestras tiendas cítricos con la marca "Orange Valencia" o "Valencia Orange" estos serán canadienses, ya que en el acuerdo que se pretende ratificar sin debate se reconocen estas marcas como propias de productos canadienses, con desprecio total de la geografía.


Se puede ampliar el tema consultando en el siguiente enlace:




Por tanto, mientras esperamos que el TJE dictamine la ilegalidad del CETA, y por consiguiente su anulación, los movimientos sociales continúan reivindicando un comercio que ponga por delante a las personas .

También: 




"En el corazón del CETA", episodio 6: ¿el CETA es imparable?"






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada