8 de setembre de 2016

¡Un acuerdo transatlántico puede ocultar otro! Hablemos del CETA.






El CETA (Comprehensive Economic and Trade Agreement) es otro tratado de libre comercio que la Unión Europea ha negociado con Canadá (acordado el 26 de septiembre de 2014), cuya ratificación está a punto de comenzar. Mucho menos conocido que el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), pero muy similar, ha sido considerado como tratado mixto, por lo que debe ser ratificado por el Parlamento europeo y por los parlamentos nacionales. Aunque una vez sea ratificado por el Parlamento europeo se podrá aplicar de forma provisional, sin necesidad de su ratificación por los parlamentos de los Estados miembros.
Con el CETA se pretende desregular los servicios públicos, las compras públicas, el derecho a la propiedad intelectual, la alimentación y la agricultura. El CETA no creará empleos, al contrario, e ignora los desafíos climáticos y sociales. Marca una etapa suplementaria en el desmantelamiento de los servicios públicos indispensables para la cohesión social. Introduce a las multinacionales de las dos orillas del Atlántico en el corazón de los mecanismos reguladores y les da la posibilidad de impugnar la soberanía ciudadana, fiscalizando el trabajo de los cargos electos. Pone en práctica la lógica del TTIP y facilita la entrada de este.

El CETA ataca a los servicios públicos  

1- En la contratación pública  
  • La apertura de las compras públicas europeas a las empresas canadienses y viceversa, supondrá la prohibición a las políticas de protección al comercio local. 
  • Exigiría nuevas obligaciones y procedimientos técnicos que dificultaría el acceso de las PYMEs al comercio.  
  • En la selección de ofertas prevalecería el criterio de coste sobre el desarrollo local y la transición ecológica.
2-  Servicios públicos
  • El agua, la energía, la salud y los servicios sociales, serán mercancías e impondrá la irreversibilidad de las privatizaciones

Con el CETA las multinacionales podrán demandar a los gobiernos cuando no consigan un gran beneficio:

  • A través de tribunales privados, que supondrán unos costes millonarios tanto para el inversor extranjero como para el Estado receptor de la inversión.
  • Con estos mecanismos se pretende expropiar el Gasto de los Presupuestos Públicos. 


"El CETA es una forma encubierta que tienen las empresas estadounidenses para oponerse a las normas y regulaciones de Europa a través de sus subsidiarias en Canadá." Council of Canadians.