25 de juliol de 2015

Un lifting para la protección de inversiones




ENGLISH                                  FRANÇAIS                                DEUTSCH
 
¿Que dudas plantea la Comisión Europea con su reforma del Sistema de  Resolución de Controversias entre Inversores y Estados (ISDS)?

Desde enero de 2014 la Unión Europea no negocia más sobre la protección de inversores. Se han abandonado las negociaciones porque las críticas al Sistema de Resolución de Controversias entre Inversores y Estados (ISDS) eran cada vez fuertes. ¿Por qué deberían los inversores tener derecho a demandar a los estados cuando sus beneficios (previstos) se ven afectados negativamente por medidas estatales?

La Comisión Europea puso en marcha una consulta pública en la primavera de 2014. En ella participaron 150.000 personas, y de ellas el 97% dijo no a un ISDS de cualquier tipo, según se informó en 2015. Sin embargo, la Comisión insiste en su postura de mantener la protección del inversor en TTIP y CETA, y sólo intenta "reformar" el sistema vigente para calmar las críticas. El contenido de las propuestas  de reforma del ISDS planteadas por la  Comisión  se hará publico a finales de julio o a principios de  septiembre de 2015. Es muy probable que el tema del ISDS se vuelva a poner sobre la mesa en el otoño, durante la 11ª ronda de negociaciones sobre el TTIP (la fecha todavía no se ha dado a conocer).

En mayo de 2015, Cecilia Malmström, Comisaria Europea de Comercio, publicó algunas de las propuestas de reforma del ISDS. A continuación les ofrecemos un análisis crítico de estas propuestas: 

1. La protección del derecho de legislar  

La Comisión propone la inclusión de un párrafo en el acuerdo del TTIP en el que se establezca el derecho de los Estados de legislar en favor del interés público. 

Este tipo de cláusulas son una práctica común en el derecho de protección de los inversores, pero son ineficaces en la práctica. Siguiendo la lógica de los tribunales de arbitraje, cualquier regulación que reduzca los beneficios estimados es un atentado contra de las "reglas del juego" y por lo tanto tiene que tener una justificación especial.

Para romper este prejuicio, debemos reducir primero los derechos de protección de los inversores a un mínimo aceptable, por ejemplo,
prohibir la discriminación de empresas extranjeras con respecto al trato que se da a empresas nacionales. Pero esto no esta previsto.

2. Los conflictos de interés de los jueces de arbitraje 

La Comisión desea, además, evitar los conflictos de interés de los jueces de arbitraje haciendo una lista de jueces de arbitraje "fiables" y cualificados.

Esta propuesta no cuestiona el sistema. Como ha sido el caso hasta ahora, existen intereses financieros considerables que harán que los jueces tomen decisiones a favor de los inversores para asegurarse el volver a ser designados como jueces en los lucrativos casos subsiguientes. Incluso la Comisaria Malmström lo reconoce.
 
La Comisión no proporciona reglas estrictas para garantizar de manera  efectiva la independencia de los jueces, lo que es una norma básica para el Estado de Derecho. Para ello sería necesario establecer mandatos con un término fijo de duración,  salarios fijos y prohibición de actividades por cuenta ajena en el contexto del proceso de arbitraje.

3. Recursos

La Comisión Europea ha dado un pequeño paso en la dirección del Estado de derecho, proponiendo la introducción de un procedimiento de revisión (appellate mechanism).
 
Es positivo que la Comisión proponga la introducción de la posibilidad de interponer recursos contra las decisiones de arbitraje en un procedimiento de revisión. Sin embargo, todavía no está claro si se seguirá este camino durante las negociaciones y cuan exhaustiva sería la revisión en una segunda instancia. En vista de las consecuencias considerables que tendrían las decisiones de arbitraje, una revisión completa sería indispensable. Debería abarcar, como en los tribunales nacionales, no solo las cuestiones jurídicas y de procedimiento, sino también los elementos de fondo.

4. Conflictos con la protección jurídica nacional

Por último, la Comisión piensa que es injusto que los inversores puedan invalidar las decisiones de los tribunales nacionales a través de los tribunales de arbitraje para inversiones y, de esta manera, obtener una segunda oportunidad de protección jurídica o incluso una doble compensación. La Comisión quiere remediarlo, obligando a los inversores a decidirse por sólo una de estas vías judiciales. En todo caso, no se podría recurrir al ISDS si anteriormente el inversor hizo uso de las vías judiciales nacionales hasta el Tribunal Supremo Nacional.

El diagnóstico de la Comisión es erróneo, pues supone que el ISDS es una alternativa equivalente a los tribunales nacionales y europeos, y parece olvidar que tanto los procesos de arbitraje como los estándares de protección materiales de los mismos ofrecen ventajas considerables para los inversores. Otro problema es que los inversores no están obligados a dirigirse a los tribunales nacionales antes de iniciar un proceso con el ISDS. Con respecto a esto, las propuestas de la Comisión no cambian absolutamente nada.

Conclusión

En resumen, las respuestas de la Comisión sobre cuestiones claves de una reforma del sistema ISDS no son satisfactorias. A pesar de todos los cambios en los detalles, la Comisión se empeña en proseguir con una combinación dudosa de privilegios para inversores y jueces de arbitraje privados flagrantemente sesgados. Al mismo tiempo, la Comisión mantiene el sistema ISDS intacto en el acuerdo CETA con Canadá. Las numerosas empresas estadounidenses con sucursales en Canadá estarán felices de hacer uso de esta “puerta trasera”. ¡Para evitarlo se debe impedir que el CETA sea ratificado!


Este artículo contiene extractos del estudio de PowerShift “Y (no) se mueven” (aléman). Si desea leer más sobre el tema, le recomendamos además el análisis de las propuestas de reforma (inglés) de la Seattle-to-Brussels Network

Traducción: David Hervás.


ATTAC, asociación sin ánimo de lucro, denuncia que el pasado 5 de noviembre fue publicada en el BOE la Ley 21/2014, de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en virtud de la cual la reproducción total o parcial, así como la descarga del material de esta página es susceptible de ser gravado por un canon a cobrar por CEDRO, en contra de nuestra voluntad, y por tanto solicitamos su inmediata derogación.          
 

ATTAC Castelló no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.
  

17 de juliol de 2015

POR QUÉ ESTAR CONTRA EL TTIP




















Javier Méndez- Vigo Hernández.

El TTIP no debe entenderse como un acuerdo entre dos socios comerciales competidores, sino como un asalto a las sociedades europeas y estadounidense por parte de las corporaciones transnacionales con el objetivo de abrir y desregular mercados de ambos lados del Atlántico” [John Hilary, El Acuerdo Transantlántico sobre comercio e inversión]


 

Nos encontramos en la Eurozona, una Europa capitalista donde la libertad de mercado es un fetiche y donde la propiedad privada se ha convertido en un principio ontológico. Esta Unidad Monetaria, que no es ni pretende serlo (de momento) un Estado, se rige por unos principios económicos que van en contra de las clases populares. Principios que durante los Años Gloriosos (aquellos del pacto keynesiano de postguerra) la socialdemocracia (aquella de los Willy Brandt, Olof Palme) quisieron reformar y poner un “rostro humano” a dicho capitalismo.

Crisis del Estado de Bienestar


Pero a raíz de la crisis del 73 (la crisis del Petróleo) la situación va a cambiar. Ya en aquella época -que en el Estado español coincidió con la salida de una dictadura férrea- se pondría de moda un término, eslogan e incluso fetiche. Mientras que en España se construye un Estado del Bienestar débil y recodos franquistas, tanto el Eurocomunismo como la socialdemocracia europea convencen al Movimiento Obrero de la necesidad de la Austeridad (los Berlinguer/Carrillo; pero también el Canciller socialdemócrata alemán). Defender esto dentro de las filas del Movimiento Obrero no hizo más que abrir las puertas a una nueva ortodoxia, a una nueva ideología económica: el neoliberalismo.

Si tuviéramos que sintetizar algunos principios anotaríamos los siguientes: 1) Desregulación de los mercados, en particular el mercado de trabajo (en el fondo una regulación a favor del empresariado), 2) una rebaja total del salario de los trabajadores, que se realiza transformando las relaciones sociales e introduciendo la flexibilidad laboral, 3) un ataque a los sindicatos como agentes sociales llegando a desprestigiarlos y criminalizarlos.

Al lado de esto no hay que olvidar un hecho clave en el último tercio del siglo XX: la derrota del estalinismo que trajo como consecuencia las guerras (de nuevo) a las puertas de la Unión Europea: tan solo citar las guerras en la Yugoslavia postitista que conllevaron la destrucción de la misma, la desintegración de la URSS; y ya en este siglo la implantación de un Régimen nazi (apoyado por la UE) en Kiev.

La verdad es que con estas situaciones se cimentan ya las base de esta Europa basada en la desregulación y con muy poco respecto para con las decisiones de los pueblos. Sin sindicatos fuertes, con un movimiento obrero totalmente atomizado y con la aparición del precariado o trabajador pobre, era preciso que la Europa Capitalista intentara poner la puntilla tanto al movimiento obrero como a todas sus conquistas sociales.


Y con estas nos encontramos con el TTIP



14 de juliol de 2015

Crónica de un ciudadano en el Pleno del Ayuntamiento de Onda





Juan Bautista Esteve Ramos. 



El miércoles pasado, 8 de Julio de 2015, me invitaron a acercarme al pleno del Ayuntamiento de Onda. Motivo: Se iba a presentar una enmienda para que el Ayuntamiento de Onda se posicionara en contra del TTIP y del TISA (Tratados de libre comercio que están en fase de negociación en Bruselas actualmente)

La verdad, es el primer pleno completo al que asisto. Tenia una ligera idea del devenir del proceso plenario, pero verlo en vivo ya daba un poco de miedo. Ver que los que “gobiernan” en el Ayuntamiento se dedican a increparse según sus siglas en vez de gobernar. Llegar al punto de increpar a una concejal embarazada para mi fue ya lo más. 
 

No estoy aquí para centrarme a hablar sobre por qué la cultura no se basa sólo en espectáculos de calle ni sobre la conciliación familiar. Estoy aquí para hablar sobre la susodicha enmienda presentada por Izquierda Unida y Onda si se Puede, y apoyada por Compromís, casualmente los únicos concejales que votaron a favor.

10 de juliol de 2015

EL PARLAMENTO EUROPEO SIRVE EN BANDEJA UN TTIP CON ISDS A LAS MULTINACIONALES



PPE ( incluye al PP) Y S@D (incluye al PSOE): UNA MAYORIA AL SERVICIO DE LAS MULTINACIONALES


Después de que fuera suspendido el mes pasado, el miércoles 8 de julio en el Parlamento Europeo, la gran coalición formada por los partidos popular y socialista europeo, da luz verde a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión entre Estado Unidos y la Unión Europea (TTIP), y la inclusión del controvertido ISDS.
Tanto el informe como las enmiendas mayoritariamente votadas son una muestra de la retórica de las instituciones europeas, y del parlamento, ya que apoya las negociaciones y la firma del TTIP, introduciendo algunas líneas rojas relativas a los derechos de las y los trabajadores, las normativas medioambientales y la protección a las y los consumidores, que en términos generales son más estrictas en la Unión Europea. Sin embargo estas líneas rojas se quedan en el discurso, en tanto que las decisiones del Parlamento no tienen un papel vinculante en las negociaciones, así como tampoco se establecen mecanismos garantistas para el control de estas limitaciones.