29 de juny de 2015

Cinco cuestiones que las Pequeñas y Medianas Empresas deben plantearse sobre el TTIP

por  Richard Esner

MORE  (Movement for Responsibility in Trade Agreements)


français                    english                    deutsch


Según sus promotores, el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) beneficiará a todas las empresas, ¿pero esto es verdad? La Comisión Europea (CE) y los Estados Unidos de América (EEUU) afirman  que el Tratado ayudará especialmente a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs), no solamente a las multinacionales. ¿Podemos creerles? Una vez aprobado el acuerdo, será imposible volverse atrás. Desde otoño de 2014 la CE reitera sin descanso que las PyMEs se beneficiarán más del TTIP que las grandes empresas,  gracias a la supresión de las formalidades administrativas y los fastidiosos procedimientos burocráticos necesarios para exportar a los EEUU. Pero por extraño que parezca, a las PyMEs prácticamente ni se las mencionó en la primera campaña de promoción del TTIP. Las PyMEs tienen que considerar seriamente el TTIP antes de considerar que defenderá sus intereses.


Actualmente se está negociando el TTIP entre EEUU y la Unión Europea (UE). Las mayores defensoras del TTIP son las grandes multinacionales a ambos lados del Atlántico que componen el TABC (Consejo Empresarial Transatlántico, por sus siglas en inglés) y que trabajan entre bastidores desde hace décadas para conseguirlo . En Bruselas, las  firmas de  cabildeo contratadas para vender el TTIP a los parlamentarios y a los medios de comunicación, alaban sus beneficios  para las 20 millones de PyMEs europeas que representan el 99,8% de las empresas registradas, el 66,5% de los empleados, y el 57% del valor añadido al PIB del continente(1). Sin embargo las PyMEs en su mayoría no disponen de los recursos  para aprovechar el TTIP en los mismos términos que  las grandes empresas. MORE(2) considera que las PyMEs  deben estar mejor informadas sobre el TTIP y sus consecuencias para su futuro en Europa. Este breve documento corto enumera las cinco cuestiones que  preocupan a las PyMEs. Se merecen recibir mejores respuestas de la Comisión Europea y de los defensores del TTIP, que las obtenidas hasta ahora. 



1. ¿En general, el TTIP tendrá un impacto positivo en la economía europea?
 
Los informes encargados por la Comisión Europea (CE) sugieren que el TTIP aumentará el PIB anual de Europa en 0,05% en promedio, es decir 0,5% en 10 años. Los economistas han calificado  esta  ganancia de irrisoria y que un crecimiento del 0,05% adicional por año equivale a un "error de redondeo". Aún si se cumplieran estas previsiones, significaría que una economía que creciera en un promedio de 2% al año, aumentaría en un 2,05% al año con el TTIP. Piense en sus propias proyecciones de ventas y gastos. ¿Que confianza le merece un cambio positivo o negativo del 0,05% anual?


Sin embargo, estas modestas ganancias podrían costar caras.  Los informes de la CE predicen que “por lo menos 1,3 millones de trabajadores europeos perderían sus trabajos por el desplazamiento de mano de obra que se producirían en el marco del escenario más ambicioso del TTIP, el preferido por  la CE; y más de 680.000 trabajadores europeos perderían su empleo dentro del escenario menos ambicioso(3). En el argot de los economistas, “desplazamiento de mano de obra” significa que habrá personas que perderán sus empleos. Es razonable pensar que un gran número de esas pérdidas de empleo afectarán a las PyMEs.


Las declaraciones de la CE han sido ampliamente cuestionadas. Un excelente informe  de al OFSE (Fundación Austriaca para el Desarrollo Internacional, en Viena) (4, 5) señala que no se tienen en cuenta los costes de los ajustes sociales y macroeconómicos que acarrea el TTIP. Estos podrían reducir los beneficios en un 40%.  Hacia finales de 2014 los funcionarios de la CE y de los gobiernos europeos empezaron a distanciarse de las cifras que figuran en  los informes, aunque habían basada la defensa del TTIP en ellas. En diciembre de 2014, la Universidad de Tufts(6) en EEUU publicó los resultados de una estudio sobre las consecuencias económicas del TTIP, utilizando un método de las Naciones Unidas para estudiar el impacto del acuerdo. El estudio dibuja un cuadro  mucho menos favorable que el anunciado por la CE. El estudio prevé una  pérdida neta  para la UE tanto en las exportaciones como en el PIB, después de una década de aplicación del TTIP, y además una reducción de las salarios netos. Los investigadores de la Universidad de i Tufts  prevén igualmente  una pérdida de 600.000 empleos.


Por lo tanto las afirmaciones macroeconómicas del TTIP son cuestionables, en el mejor de los casos.

Dada las incertidumbres, ¿sería inteligente que las PyMEs europeas aceptaran el TTIP?


2. Será el impacto del TTIP favorable para las PyMEs europeas?


La Comisión Europea afirma que el TTIP “tendrá particularmente interesante para las PyMEs. dado que las barreras al comercio son una carga desproporcionada para las empresas más pequeñas, que tienen menos recursos que las empresas de grandes tamaño”(7). En el informe del Consejo Atlántico de noviembre de 2014(8) declara que “dado el gran impacto económico del TTIP (aquellos irrisorios beneficios citados en la respuesta a la pregunta 1), incluso las PyMEs que no exporten, saldrían ganando con el tratado”, sin aportar análisis ni cifras que apoyen esta afirmación. ¿Es esto cierto? ¿Dónde está las pruebas?


Esto puede parecer difícil de creer, sin embargo más allá de la simple afirmación de que el TTIP será beneficioso para las PyMEs no existe prueba alguna para confirmarlo. Por el contrario,  hay sobradas pruebas del impacto de otros acuerdos de libre comercio sobre las PyMEs. El ejemplo más pertinente es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), entre el gigantesco mercado de los EEUU y las economías más pequeñas de Canadá y México.


Los EEUU, Canadá y México firmaron el NAFTA en 1994.  Hoy por hoy disponemos de datos que abarcan 20 años sobre su impacto en las PyMEs. En sus informes sobre el NAFTA, la OFSE(9) y el CEPR (Centre for Economic Policy Research)(10),  concluyen que el impacto del NAFTA en las pequeñas explotaciones agrícolas de Mexicanas fue devastador. El CEPR escribe: “El NAFTA tuvo un impacto considerable sobre el empleo en agricultura, ya que el maíz subsidiado y otros productos provocaron la desaparición de las granjas familiares en México. Entre 1991 y 2007,  4,9 millones de  pequeños agricultores mexicanos han desparecido, mientras que los trabajadores agrícolas temporeros en la industria agroexportadora aumentaron en 3 millones. Esto significó una pérdida de 1,9 millones de empleos”.


Como para el TTIP, los funcionarios gubernamentales prometieron que las empresas pequeñas iban a ser las grandes ganadoras con el NAFTA. No se cumplió esta promesa. De acuerdo a un informe reciente de Public Citizen, que citaba a fuentes oficiales gubernamentales norteamericanas: “El crecimiento de las exportaciones  de las pequeñas empresas norteamericanas a otros países fuera del NAFTA excedió en más de un 50% al crecimiento de sus exportaciones a los  países socios del NAFTA, México y Canadá, entre los años 1996 y 2012… Las exportaciones de pequeñas empresas a México y Canadá, es decir dentro del NAFTA han crecido en menos de la mitad en comparación con las exportaciones de las empresas grandes a los socios del NAFTA  (47% contra 97% respectivamente durante los mismos años).  Como resultado, la participación  de las pequeñas empresas norteamericanas dentro de las exportaciones totales  a Canadá y México habían disminuido dentro del NAFTA”(11). También se han documentado las grandes  inversiones dentro de México, una buena  parte por las compañías norteamericanas (especialmente la industria automóvil), que han deslocalizado sus actividades en México aprovechando una mano de obra menos cara, contribuyendo por ende a la pérdida de 700.000 empleos en los EEUU, de acuerdo con el Congreso de los EEUU(12).

No hay actualmente informaciones disponibles sobre el impacto económico potencial del TTIP sobre las PyMEs  europeas, sector por sector, tomando en cuenta el impacto combinado de las exportaciones hacia los EEUU y las importaciones a sus propios mercados nacionales desde los EEUU. En su lugar tenemos una montaña de afirmaciones infundadas según las que  el “TTIP será beneficioso para las PyMEs”. 
.
La pregunta es pues la siguiente: dado que las PyMEs representan el 50% del PIB de Europa y el 60% de los empleos, y dado el  desajuste a gran escala que provocaría el TTIP ¿es inteligente poner en peligro una parte significativa de nuestras economías?


3. ¿El TTIP favorecerá a las grandes empresas sobre las PyMEs?

El TTIP pretende estimular las Inversiones Extranjeras Directas de las empresas norteamericanas a Europa, y a su vez las empresas europeas a Estados Unidos, partiendo de la atractiva hipótesis pero no probada, de que estas inversiones generarán  empleos y crecimiento. Para incentivar a las compañías a invertir, se ha propuesto que en el TTIP se incluyan mecanismos de arbitraje llamados “Mecanismo de resolución de conflictos inversor-Estado” (ISDS por sus siglas en inglés). Las compañías de los EEUU que inviertan en Europa podrían obtener una reparación financiera  si pueden demostrar que la regulación de un Estado a reducido sus ganancias pasadas, presentes o futuras. Tal sistema coloca a las prácticas empresariales más allá de los procedimientos judiciales normales  y por encima de la democracia, por lo que esta medida es muy controvertida.

En estos tribunales, que ya existen en otros acuerdos comerciales, tres abogados del sector privado  negocian (a puertas cerradas) y llegan a una resolución, generalmente inapelable. La amenaza de ser conducido a estos tribunales puede hacer que un gobierno reconsidere la legislación actual u otra propuesta legislativa. La mayoría de los 600 casos registrados son reclamaciones de las grandes compañías(13). En muchos casos lograron enormes compensaciones financieras. Por ejemplo, Canadá tuvo que pagar 122 millones de dólares a la compañía canadiense AbitibiBowater, que estaba utilizando los reglamentos del NAFTA para demandar a su propio gobierno a través de una subsidiaria norteamericana. La compañía había impugnado a Newfoundland and Labrador, una provincia canadiense, por confiscar madera, derechos acuáticos y equipos de AbitibiBowater, después que aquella corporación cerró una planta papelera en Newfoundland dejando a 800 empleados sin trabajo. 


¿Es probable Las PyMEs utilizasen el mecanismo ISDS? Aunque la CE y los funcionarios de los EEUU aseguran que no hay impedimentos para que las PyMEs demanden en tales tribunales, ¿es esto realista? ¿Un pequeño panadero, un pequeño agricultor en Francia, o una pequeña compañía de fontanería y calefacción en Gran Bretaña, acudirían a los tribunales del ISDS? Dado que los honorarios legales promedian 10 millones de dólares cada vez, y a los que arbitran se les pagan 600-700 dólares(14) la hora, es casi seguro que no acudirían. Puesto que pocas PyMEs  pueden permitírselo, parece más bien que el ISDS está reservado para las grandes empresas, no para las PyMEs. Es interesante destacar que la principal asociación  independiente alemana de PyMEs, el BVMW (Bundesverband Mittelstandische Wirtschaft) que cuenta con 270.000 miembros, ha condenado públicamente al ISDS(15), por ser muy caro y engorroso para ser usado por sus miembros, representando pues un privilegio de hecho para las multinacionales.

Pero otra cosa más podría ir en contra de los intereses de las PyMEs europeas. Ya que el TTIP protege a los inversores (a través del ISDS), las firmas europeas podrían deslocalizar sus centros productivos hacia los EEUU para aprovechar los salarios más bajos. Esto puede presentar un riesgo para  las PyMEs que manufacturan componentes y  cuyas empresas están localizadas cerca de su cliente principal, como se acostumbra en el sector automóvil. Podrían perder su negocio si su cliente deslocalizase sus fábricas  en los EEUU. Esto podría afectar a otras PyMEs que suministran bienes y servicios a empresas más grandes. Muchas compañías norteamericanas se aprovecharon del NAFTA para deslocalizar su producción a México, como se ha indicado más arriba. Así es que las disposiciones que protegen las  inversiones dentro del TTIP parecen ser más ventajosas  para las multinacionales que para las  pequeñas medianas y empresas.

Un “capitulo” (16) sobre PyMEs, actualmente en negociación, será agregado  al TTIP. Aún no se conocen los detalles sobre cómo el TTIP podría ayudar a las PyMEs, pero los primeros textos sugieren que el capítulo deberá  incluir intercambios de información, páginas web, y la creación de bases de datos. Esta  podría aportar alguna ayuda a las PyMEs europeas que desean exportar a los EEUU, pero ¿será suficiente para inducir a las PyMEs que no exportan a comenzar a exportar?

Según el Consejo Atlántico, “sólo un 25% de las más de veinte millones de PyMEs europeas exportan fuera de sus fronteras nacionales – y sólo un 13% exportan fuera de Europa.” Las exportaciones a los EEUU representan un porcentaje pequeño de lo que contribuyen las PyMEs al PIB europeo. Si el TTIP dobla ese porcentaje (siendo muy optimistas), el efecto neto en el PIB europeo seguiría siendo insignificante. Además, muchas PyMEs han dedicado años, a veces generaciones, creando contactos basados en las buenas prácticas empresariales, con clientes locales, regionales, nacionales y europeos. Mientras algunas PyMEs exportan fuera de Europa, muchas otras no tienen los recursos internos o el capital-riesgo para invertir en el personal necesario para exportar a los EEUU, ni quizás la necesidad de ello. Muchos de sus productos están destinados al mercado europeo.  La hipótesis del modelo económico según el que el mercado americano y los mercados locales europeos son iguales en todos los aspectos puede aplicarse a productores de bienes que circulan a nivel internacional como los coches, pero posiblemente no es aplicable en casos como los alimentos  que estás condicionado por la cultura local, regional o nacional. Esto no ha sido tomado en cuenta en los simples modelos económicos  del TTIP.

Entonces la pregunta es: ¿Por qué la CE ha decidido no señalarnos cuales son las empresas para las que se ha concebido el TTIP? ¿Sería una empresa como la tuya?

4. ¿Será beneficioso para las PyMEs europeas rebajar las regulaciones europeas?

El TTIP no es como otros acuerdos comerciales de los que hayas podido oír hablar. Reducir las tarifas (aranceles) no es más que una medida secundaria y no su función principal. El objetivo principal es eliminar, o "armonizar" (a la baja) las regulaciones en áreas como la calidad alimentaria, la sanidad, la seguridad y el medio ambiente, en los EEUU y en Europa, aquello que en el lenguaje oficial de los documentos de la CE se definen como “barreras" o "trabas"  para el comercio. Mientras que la eliminación los procedimientos redundantes e ineficientes es un objetivo loable, que las PyMEs apoyarán sin duda vivamente, la pregunta de gran interés para las PyMEs es: ¿Qué impacto tendrá en mi negocio esta eliminación de “barreras al comercio”?

Asumamos que las empresas estadounidenses, que producen productos y servicios conforme a regulaciones menos exigentes (y por lo tanto más baratos de producir), podrán ofrecer productos de manera rentable a precios más bajos que las empresas europeas, ya que éstas deben satisfacer unas regulaciones más exigentes. Si esto es cierto, estas empresas estadounidenses podrán arrebatar cuotas significantes de mercado de las PyMEs en muchos sectores. Entonces las PyMEs tendrán que decidir entre dos opciones igualmente desagradables: o bajar sus costes entre un 30 y un 40% (diferencia media entre salarios estadounidenses y europeos) para seguir siendo competitivas, o transformar por completo su oferta y sistema de producción en muy poco tiempo. Tras años de esfuerzo infructuoso, muchas PyMEs europeas acabarán declarándose insolventes o cerrando, contribuyendo a  aumentar el desempleo y desolación en muchas de las comunidades que estas PyMEs mantienen. Es importante mencionar que más del 60% de los trabajadores europeos trabajan para PyMEs.

En general, aunque lo mencionado arriba se produzca sólo de modo parcial, las PyMEs deberían estar preocupadas por la reducción o eliminación de regulaciones previstas en el  TTIP. Es interesante subrayara que los organismos oficiales que representan las PyMEs en varios países europeos grandes (la FSB en el Reino Unido, CGPME en Francia, DIHK en Alemania) apoyan abiertamente el TTIP. Sin embargo, aún no han conseguido convencer de las ventajas económicas del TTIP, sobretodo para las PyMEs.

La pregunta es: ¿Por qué ninguna  autoridad parece ser consciente de las consecuencias  potencialmente desastrosas del TTIP para las PyMEs? Y si este es el caso, ¿por qué no es lo suficientemente honesta como  para explicar el impacto que  el TTIP podría tener sobre las PyMEs?

5. ¿Reducirá el TTIP el poder de influencia de las PYMES sobre los procesos reglamentarios?

Uno de las principales medidas contempladas en el TTIP consistirá en  establecer un proceso para la “cooperación regulatoria”, donde los reguladores de ambos lados se reunirán regularmente para decidir qué normativa y estándares han de ser modificados, o deben ser introducidas en el futuro. Según las propuestas publicadas en enero de 2015 por la CE (17) , diferentes "partes interesadas" incluyendo multinacionales y supuestamente PyMEs (probablemente sólo sus asociaciones patronales) serán consultadas en diferentes etapas del proceso de "cooperación regulatoria" antes de que nuevas regulaciones estén autorizadas. La intención, según el anterior Comisario europeo de comercio exterior, Karel de Gucht, es que el TTIP se convierta en un “acuerdo viviente”,  que constantemente esté adaptando la regulación para favorecer el comercio. 

Esta invitación a las empresas a tener una voz, y quizás derecho a veto, en el proceso de regulación está considerablemente alejada de los procesos democráticos existentes en Europa. Según un estudio(18) del CEO (Observatorio Corporativo Europeo), con base en Bruselas, este proceso de “cooperación regulatoria” es un peligro para la democracia en Europa, y creará más distancia entre aquellos ciudadanos menos protegidos, como las PyMEs, y aquellos que tienen poder para introducir normas y regulaciones. 

La mayoría de PyMEs no tienen un papel importante en sus asociaciones patronales aunque estén afiliadas a una. Muchos directores o propietarios de PyMEs están demasiado ocupados haciendo que sus pequeñas empresas funcionen, como para poder participar en estas actividades. Muchos de ellos están en grupos de negocios que incluyen empresas bastante más grandes. Resumiendo, las PyMEs están incluso menos involucradas en las decisiones relativas  al TTIP que el resto de ciudadanos, y  dependen de los representantes políticos para que sus intereses sean defendidos.
 
Entonces la pregunta que nos planteamos es: ¿Por qué los gobiernos Europeos y sus parlamentos querrían apoyar una dilución tal de sus poderes? ¿Esto forma parte del interés general de los ciudadanos europeos? 


Traducción:  David Hervás



NOTAS

(2) Este breve documento fue escrito por MORE, el Movimiento por la Responsabilidad en los Acuerdos Comerciales, una asociación de PYMES y los ciudadanos europeos creado para asegurar que los acuerdos comerciales como TTIP sirvan a la sociedad de manera equitativa, y para proteger a las PYME en Europa y los EE.UU
(3) Reducing Transatlantic Barriers to Trade and Investment: Center for Economic Policy Research march 2013 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2013/march/tradoc_150737.pdf
(4) TTIP – A GOOD DEAL? Werner Raza, Austrian Foundation for Development Research (ÖFSE); Lance Taylor, The New School for Social Research; Bernhard Tröster, (ÖFSE); and Rudi von Arnim, University of Utah in Salt Lake City, Schwartz Center for Economic policy Analysis, Policy Note, December 2014 – study reviewing the four main economic modelling exercises used to support the case for TTIP. http://www.economicpolicyresearch.org/images/docs/research/globalization_trade/Taylor_Policy_Note_1.9.15_FINAL.pdf
(5) Assess TTIP: Assessing the Claimed Benefits of the Transatlantic Trade and Investment Partnership, W Raza, J Grumiller, L taylor, B Tröster, R v Arnim, OFSE 2014 http://www.guengl.eu/uploads/plenary-focus-pdf/ASSESS_TTIP.pdf
(6) The Transatlantic Trade and Investment Partnership: European Disintegration, Unemployment and Instability, Jeronim Capaldo, TUFTS University-October 2014 http://ase.tufts.edu/gdae/policy_research/TTIP_simulations.html
(7) TTIP: The Opportunities for small and medium-sized enterprises, EC publications office, ISBN 978-92-79-36461-7 http://bookshop.europa.eu/is-bin/INTERSHOP.enfinity/WFS/EU-Bookshop-Site/en_GB/-/EUR/ViewPublication-Start?PublicationKey=NG0414217
(8) TTIP: Big Opportunities for Small Business, The Atlantic Council, November 2014 http://www.atlanticcouncil.org/events/past-events/ttip-big-opportunities-for-small-business
(9) Ex-ante versus ex-post assessment of the economic benefits of Free Trade Agreements: Lessons from NAFTA,J-A Grumiller, May 2014 http://www.oefse.at/en/publications/briefing-papers/detail-briefing-paper/publication/show/Publication/Ex-ante-versus-ex-post-assessments-of-the-economic-benefits-of-Free-Trade-Agreements/
(10) Did NAFTA help Mexico? An assessment after 20 years; M Weisbrot, S Lefebvre and J Sammut, CEPR, Washington DC http://www.cepr.net/documents/nafta-20-years-2014-02.pdf
(11) Raw Deals for Small Businesses: US Small Firms have endured slow and declining Exports under “Free Trade” Deals: Public Citizen, February 2015 http://www.citizen.org/documents/raw-deals-for-small-businesses.pdf
(12) NAFTA at 20: Overview and Trade Effects : Congressional Research Service: Villarreal & Fergusson April 2014 https://www.fas.org/sgp/crs/row/R42965.pdf
(14) Por ejemplo el uso de ISDS en el  acuerdo comercial Hong Kong -Australia, por la empresa tabacalera Philip Morris que demandó la introducción del empaquetado genérico de los cigarrillos en Australia http://insidestory.org.au/philip-morris-australia-and-the-fate-of-europes-trade-talks/
(15) BVMW (Bundesverband Mittelständische Wirtschaft) press releases August and December 2014 http://www.bvmw.de/nc/homeseiten/news/artikel/ohoven-erklaerung-der-wirtschaftsverbaende-zu-ttip-uebergeht-interessen-des-mittelstands-1.html
(16) SMEs Chapter X: Proposal from the EU to the US, published January 2015 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2015/january/tradoc_153028.pdf
(17) Initial Provisions for Regulatory Cooperation published by the EC on 30 January 2015 https://www.diagonalperiodico.net/sites/default/files/pdf/ttip_-_ec_regulatory_cooperation_text_-_new_leaked_version_28.01.2015_1.pd
(18) “The crusade against red tape” Rachel Tansey, CEO, October 2014 http://ecologicalspaceship.com/2014/10/31/the-crusade-against-red-tape

ATTAC, asociación sin ánimo de lucro, denuncia que el pasado 5 de noviembre fue publicada en el BOE la Ley 21/2014, de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en virtud de la cual la reproducción total o parcial, así como la descarga del material de esta página es susceptible de ser gravado por un canon a cobrar por CEDRO, en contra de nuestra voluntad, y por tanto solicitamos su inmediata derogación.           

  OTROS POSTS EN NUESTRO BLOC SOBRE EL TTIP :

                  
ATTAC Castelló no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada